Una mujer de Ingeniero Maschwitz encontró toda su vivienda destruida. El sospechoso sería su ex marido, al que denunció en varias oportunidades por violencia de género. Odisea a raíz de una justicia ausente.

Con frecuencia, las cosas terminan así, a veces peor, cuando la Justicia no toma los recaudos necesarios en materia de violencia de género.

El pasado 25 de Diciembre, en Ingeniero Maschwitz, una mujer de 42 años, Sabrina, encontró el interior de su casa totalmente destrozada. Se había retirado de su domicilio para celebrar la Navidad con sus familiares y a media tarde recibió un llamado de su ex esposo en el que la insultaba y la denigraba como mujer, por lo que su malhumor la llevó a retirarse del lugar y volver a su domicilio. Al llegar al lugar se encontró con montañas de escombro que impedían el ingreso a la vivienda. Pero cuando logró ingresar se encontró con todo revuelto, con los artefactos del baño y de la cocina destruidos y todos los enseres rotos y diseminados por el piso.

Desde que me separé no puedo vivir en paz” indicaba a la prensa Sabrina, quién según se sabe, radicó varias denuncias por persecución, hostigamiento, amenazas y por transgresión de las medidas cautelares, en la comisaría de la mujer de Escobar.

Precisamente el 24 de Diciembre había vencido su restricción cautelar y el hecho ocurrió cuando ya su ex pareja quedaba sin perimetral.

Este ataque tuvo lugar luego que Sabrina pidiera en reiteradas oportunidades, en la comisaría de la mujer que la protegieran ante las amenazas de este sujeto que durante 27 años ejerció, según se supo, una violencia de género constante sobre su mujer.

El tema de este tipo de denuncias es recurrente. La Comisaría de la Mujer de Escobar, trabaja día y noche recepcionando denuncias de esta naturaleza, a las víctimas de estas persecuciones, que a veces hacen cola en esa oficina.

En general, las amenazas y las transgresiones de las medidas cautelares quedan sin efecto y las denuncias cajoneadas en las fiscalías y en los juzgados de familia y los imputados (delincuentes) ni siquiera son notificados que pesan denuncias sobre ellos.

En Escobar, funcionan muy bien la mencionada comisaría, la oficina municipal de Atención a la Víctima, conteniendo a la perseguida y hostigada, pero lamentablemente, hay una justicia ausente que no toma cartas en estos asuntos, que a la larga no terminan bien. En su mayoría la UFI 4 a cargo del Fiscal Christian Fabio entiende en estas causas, que en la mayor de las veces son desestimadas por el Juzgado de Familia correspondiente, para luego lamentar cuando las cosas pasan a mayores, como en el caso de Sabrina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *